Mosaicos.Site

mosaico contemporáneo

Historia del Mosaico

Mosaico Bizantino: de Constantinopla a Roma para un arte sin igual

Los mosaicos bizantinos, pero en primer lugar el «arte bizantino”, se desarrollaron entre los siglos V y XV principalmente en el Imperio Romano y luego en el Bizantino de los cuales Constantinopla recogió casi toda la herencia y se convirtió en testigo absoluto.

Al igual que otras ciudades con un gran compromiso artístico, como Roma, Rávena, Tesalónica,  Nápoles y Milán, Constantinopla fue sin duda muy importante en especial para un tipo particular de arte que desarrolló: el mosaico, que en Constantinopla tomó las características más evocadoras.

El mosaico fue de fundamental importancia dentro del arte bizantino ya que el uso de teselas de vidrio policromado resultó ser una herramienta ideal para satisfacer las necesidades expresivas de naturaleza visual con contenidos artísticos. El arte bizantino, de hecho, tiene como característica principal (aparte de la religiosidad) precisamente la antiplasticidad y el antinaturalismo, destinados a aplanar y estilizar las figuras, con el objetivo de hacer una mayor monumentalidad y una abstracción sobrenatural (desmaterialización de la imagen). El motivo principal de este arte, de hecho, fue precisamente describir las aspiraciones del hombre hacia lo divino y, aunque ha variado mucho en sus más de mil años de vida, en el Imperio Oriental permanece casi sin cambios.

Mosaicos bizantinos: las principales características y obras

Uno de los elementos fundamentales presentes en los mosaicos bizantinos fue la luz lírica o la técnica gracias a la cual los artistas proyectaron sus imágenes imaginativas en una dimensión abstracta y ultrasensible, aferrándose a una realidad trascendente. Las figuras humanas o espirituales se convirtieron en imágenes inmateriales, pobres en plasticidad y dinamismo, pero al mismo tiempo, ricas en colores, mientras que el espacio tendía a expandirse. Al principio, el propósito de estos mosaicos era principalmente narrar algunos eventos paso a paso, pero después del siglo IX las figuras comenzaron a representar conceptos religiosos y dogmáticos relacionados con la redención.

Por lo general, en los lugares de culto, se representaba al Cristo Pantocrátor rodeado de ángeles en la cúpula, visto aquí como un lugar celestial, mientras que los evangelistas tenían un lugar en las pechinas , la Virgen en el ábside, para representar la mediación entre la esfera celestial y la esfera terrenal y finalmente en el naves se enumeraron los eventos evangélicos fundamentales.

El mosaico fue el arte imperial por excelencia e incluso una constante para el arte bizantino y hay muchos testimonios que nos muestran cómo este arte decorativo se ha desarrollado y expandido a lo largo de los siglos. Podemos citar muchos testimonios de ciclos importantes como los ciclos de mosaico veneciano y siciliano.(iniciado en el siglo XII) y atribuido a los trabajadores llamados por Constantinopla. O entre los mosaicos que sobrevivieron al tiempo podemos mencionar la Piedad en Santa Sofía de Constantinopla (siglo XII), el San Giorgio conservado en el Louvre (siglo XII), los conservados del período iconoclasta, los de Santa Irene en Constantinopla, además de las representaciones de la mezquita de Omar en Jerusalén.

Finalmente, en el siglo XIV, los mosaicos bizantinos experimentaron un último período de nueva floración e innovación, precisamente por esta razón resaltaron colores más brillantes, actitudes más humanas y una delicada intimidad. Los mosaicos de la iglesia de San Salvatore en Chora en Constantinopla se remontan a este período. Las importantes obras de este arte se han extendido por todo el mundo y también en Italia, de hecho, tenemos evidencias importantes en la Basílica de San Vitale en Rávena (que data del siglo VI) o incluso en Santa Pudenziana en Roma, que tiene uno de los mosaicos más bizantinos. antiguos de toda la capital.


Fuente: Eroica Fenice, autora Luisa del Prete.
PH gentileza: www.tes.com/ Byzantine art-Lessons-Tes Teach, Universidad Franco Marroquin –UFM edu
Traducción: Analía Pelaia – Edición: Vanesa Galizia, Analía Pelaia

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio de difusión del mosaico artístico contemporáneo. Entrevistas a artistas y divulgación de obras. Eventos y exposiciones. ¡¡Unítenos en Instagram y Facebook @mosaicos.site !!
Share via
Copy link
Powered by Social Snap