Mosaicos.Site

mosaico contemporáneo

Historia del Mosaico

[Historia] Pavimento Cosmatesco

Pórfido rojo, serpentina verde, mármol viejo amarillo y blanco. Con estos cuatro tipos de piedra, los maestros de mármol de la familia romana Cosmati hicieron los pisos geométricos más bellos de la Edad Media (pero tal vez de todos los tiempos) en Lazio. (Foto 1).

En particular, los de la Catedral de Santa Maria Annunziata en Anagni y de la cripta de San Magno son dos de los ejemplos más refinados y completos (a pesar de algunas renovaciones modernas). Y no es casualidad que estos pisos Cosmatesque estén ubicados en esa ciudad: Anagni, de hecho, dió a luz a cuatro papas entre los siglos XI y XIII y fue su lugar de vacaciones favorito. Un lugar importante, por lo tanto, para llamarse » la ciudad de los papas». (Foto 2)

El piso, construido entre 1224 y 1227, tiene una banda central en la que el motivo quinconce (o quincunx) se repite cinco veces, es decir, formado por un círculo central con otros cuatro círculos en las esquinas. (Fotos 3 y 4)

El círculo de mármol es muy frecuente porque los discos se obtuvieron por el corte transversal de antiguas columnas romanas reutilizadas. (Foto 5)

Junto a esta franja, que parece acompañar a los fieles hacia el altar, hay muchas áreas rectangulares (llamadas particiones reticulares ) llenas de patrones geométricos basados ​​en el cuadrado o el hexágono. Además de los quincunxes y las particiones reticulares, también hay algunas series de círculos unidos por entrelazados llamados, con un término francés, guilloche. (Foto 6 y 7).

La técnica con la que están hechas no es el mosaico, que implica el uso de pequeñas teselas cuadradas, sino el opus séctile . Esta antigua técnica de la época romana se basaba en elementos ya cortados con la forma definitiva: círculos, cuadrados, triángulos y rombos. Pequeños elementos geométricos que, hábilmente encajados, logran crear el efecto de una magnífica alfombra bordada. (Foto 8).

Estos patrones geométricos, sin embargo, no eran nuevos. En los mosaicos romanos de mil años antes ya había aparecido parcelas circulares similares a la de líneas entrecruzadas y al tresbolillo. (Foto 9).

Piso de la Abadía de Westminster

Un piso de este tipo también se encuentra en el presbiterio de la Abadía de Westminster de Londres . ¡Sí, la iglesia donde se corona a la realeza inglesa y donde se celebran sus bodas! (Foto 10).

Pero, ¿qué está haciendo un piso cosmatesco en Inglaterra? La historia comienza en 1258 cuando Richard De Ware, recién nombrado abad de Westminster, fue al papa para recibir la confirmación de su nuevo papel. La reunión tuvo lugar en Anagni, donde al papa Alejandro IV le encantaba quedarse.

Se dice que el abad estaba encantado por el espléndido piso de la Catedral para decidir en dos pies que su abadía debería haber tenido uno igual en el espacio frente al altar. Para De Ware, ese piso no solo era una decoración maravillosa sino también la representación en formas visibles de un orden divino y una forma de expresar el poder de su soberano , el Rey Enrique III. (Foto 11).

Así fue que regresó a Londres con el trabajador de mármol Odorico y una carga de canicas preciosas.

En 1268, la Abadía de Westminster también tenía su piso cosmatesco , completo con diseños de guilloquis y quincunx : un cuadrado de 7,6 m a cada lado entre los mejores ejemplos de arte cosmatesco fuera de Italia. (Foto 12).

En el centro se encuentra un disco de ónix, mientras que otros elementos están en porfiria púrpura, serpentina verde, piedra caliza amarilla y vidrio opaco de color (en rojo, turquesa, azul cobalto y blanco). Todo en una base de piedra caliza oscura llamada mármol de Purbeck. (Foto 13).

La presencia de muchos colores y la base oscura en lugar de mármol blanco dan una apariencia general muy diferente de los pisos italianos Cosmatesque: una imagen más uniforme y compacta.

El abad estaba tan orgulloso de este piso que decidió ser enterrado justo debajo de esa colorida alfombra de piedra después de su muerte en 1283. En el lugar donde fue enterrado había una inscripción que decía: «El abad Richard De Ware, que ahora descansa aquí, lleva esas piedras que él mismo trajo de la ciudad «.

No hace falta decir que la «ciudad» era Roma.


Fuente: Emanuela Pulvirenti noviembre 2016
Edición y traducción: Analía Pelaia

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio de difusión del mosaico artístico contemporáneo. Entrevistas a artistas y divulgación de obras. Eventos y exposiciones. ¡¡Unítenos en Instagram y Facebook @mosaicos.site !!
Share via
Copy link
Powered by Social Snap